sábado, 8 de febrero de 2014

¿Un reloj con un disco de freno?

Eso mismo me han preguntado todas las personas a las que les dije lo que tenía en mente desde el día en que le cambiamos los discos de freno al 306, y aquí podéis ver el resultado y el proceso.


Todo empezó el día en que decidimos desmontar los discos de freno del 306 y darles un paseo por el torno que suele manejar mi padre para a ver si tras refrentarlos frenaban mejor que últimamente, porque 16 años de servicio y doscientos y pico mil kilómetros andados pasan factura y eso se nota a la hora de frenar. Para nuestra sorpresa tras pasar por el torno y con un desnivel en la superficie del disco de milésimas de milímetro medidas con herramientas precisas resultó que a la hora de frenar en lugar de un coche teníamos un vibrador con ruedas y motor (y que no frenaba ni contra un muro), quisimos darle una última oportunidad a los discos y decidimos meterlos en la fresadora a ver si su mayor precisión eliminaba el desnivel en el disco y las vibraciones en el coche.
Desmontando por segunda vez los discos partí la punta torx de la carraca y le pegué el puñetazo mas bestia jamás pegado a un jodido disco de freno, lo cual tuvo sus consecuencias...


El disco me había tocado las pelotas demasiado y desde entonces supe que algo tenía que hacer con el, y ahora lo tengo colgado de la pared. Para terminar la historia os diré que la fresadora no pudo hacer nada con los discos, el coche parecía un martillo neumático y unos discos Brembo nuevos nos solucionaron el problema.

Así que me decidí a hacer algo bonito ya que teníamos dos discos muertos de risa en el sótano, aunque se suele decir que los experimentos se hacen con Coca Cola yo lo intenté con el disco, éste concretamente:


Me fuí a la tienda de manualidades más cercana y me compré el mecanismo de un reloj de toda la vida, con sus agujas (un tanto cortas para mi gusto) y todo:


Un sábado cualquiera en el ordenador de trabajo de mi padre con todas las medidas del disco creamos el diseño del disco con una fuente cualquiera, la predefinida por el ordenador, la de Porsche... (casualidad? xD)

  

Una vez diseñado y en la memoria de la fresadora nos fuimos a ésta, colocamos bien el disco y tomamos tres puntos de referencia con un útil maravilloso que mola un huevo y que no me voy a parar a explicaros como funciona hoy. Una vez que la máquina tenía localizado el centro del disco pulsar unos botones y..... Voilà!




La cosa pintaba bien, los números salían a la perfección con la profundidad exacta. Finalmente se quedó así.


Tras esto el tema estuvo parado durante un tiempo en el que me acordé del 127 que está restaurando mi primo y lo oxidados que tenía los discos de freno....... mierda, ahora caía en la cuenta de que un disco de freno como un pedazo de hierro que es se oxida con el tiempo. Nada que no se pudiera solucionar pidiendo en la tienda adecuada el producto adecuado:

(En las intrucciones ponía para su uso en trofeos y tal... para mí el disco-reloj es un trofeo por lo que el barniz me vino de lujo!)

Al fin tenía en mis manos lo necesario para poder terminar el reloj, confiaba en que el barniz agarrara bien sobre el disco. Como ya he dicho la cosa estuvo parada y el disco se oxidó miserablemente por algunos puntos de sus superficie, era el turno de la lija!


Y una vez lijado a la perfección cada número y cada rincón del disco ese mismo día me conquisté a mi primo para que le diera unas capas del barniz con su pistola de pintura, en una cámara de pintado de máximo nivel:


Aunque parezca un método cutre verdaderamente lo era, un palo, el asa de una cubeta de pintura y un contenedor de la basura, pero los resultados eran acojonantes, dos dias después de haberse secado bien volvía a casa con este aspecto:


Con silicona intenté pegar de manera disimulada el mecanismo del reloj por detrás al disco, aunque en la siguiente foto de frente se aprecie la silicona se eliminó la sobrante con un cutter.


Y bueno, el resultado final lo podéis ver en la primera foto de la entrada, aunque me falta por explicaros cómo le hice el agujero al disco y cómo me las apañé para colgar el disco en la pared sin que esta se viniera abajo, cuando encuentre fotos del disco por detrás edito y os lo explíco ;)

Si tenéis cualquier pregunta o duda solo tenéis que comentar!

GunyuleroJr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario